• Colección de Esther Noriega
  • Desfile de Esther Noriega
  • Diseño de Ladybug
  • CYLFASHION en X Valencia Fashion Week
  • CYLFASHION en XI Valencia Fashion Week
  • Diseño de Esther Noriega - www.esthernoriega.es
  • Desfile de Esther Noriega
  • Diseño de Ladybug (Cristina Ferreira) - www.ladybug.es
  • CYLFASHION en X Valencia Fashion Week
  • CYLFASHION en XI Valencia Fashion Week

Finalista Premios E-volución

Cylfashion Finalista Premios E-volución

QUÉ ES CYLFASHION

Vídeo de presentación de CYLFASHION

MERCEDES-BENZ FASHION WEEK MADRID 2015

Madrid Fashion Week 2015

Dita von Teese, empresaria del erotismo

el .

Dita Von Teese, la reina del 'burlesque'Actriz, cantante, modelo de los grandes como Jean Paul Gaultier, diseñadora de lencería y escritora. Y sobre todas las cosas, bailarina. Todo eso es Dita von Teese, la reina del burlesque moderno. Así la llaman. Seguramente porque lleva desde 1992 reivindicando esta tradición de los años treinta y cuarenta en EE UU, y porque ha conseguido que un espectáculo cargado de sensualidad y erotismo llegue al prime time de la televisión y se asocie con firmas de lujo. “La gente me pregunta si a veces he sentido que lo que hago es degradante o si me siento como un objeto… lo que me hace sentir como un objeto es que se me acerquen con un móvil para hacerme una foto y ni se presenten ni establezcan contacto visual”, reflexiona con su voz suave y dulce. Ella reivindica con total convicción la parte creativa de su trabajo. Ese que los invitados a la fiesta del pasado martes del exclusivo vodka Belvedere esperaban ver. Deseando incluso que en un guiño a su anfitrión en Madrid deslumbrara con su famoso espectáculo dentro de una gigantesca copa de cóctel. Pero sus movimientos se limitaron a acompañar a dj Monarchy, con una copa en la mano del vodka de lujo del grupo LVMH.

Dita Von Teese en Madrid

Dita Von Teese y Monarchy, en la fiesta del pasado martes en Madrid

Ya se ha movido mucho en la vida. De ser una niña de pelo rubio y ojos azules nacida como Heather Renée Sweet (1972, Michigan), a una adolescente de 15 años trabajadora en una tienda de lencería en California. De bailarina de striptease a ser reclamada por Playboy, donde apareció por primera vez como Dita (por la actriz Dita Parlo), nombre que acompañó con el apellido Von Treese (que la publicación escribió como Teese). Hoy es la superheroína del burlesque —como la ha definido Vanity Fair—, un icono de sensualidad y musa de la estética pin up, cuya presencia es requerida en Hong Kong, San Francisco, Madrid y Pekín en un mismo mes, y la llaman grandes marcas como Cartier, Louis Vuitton, Chopard o Marc Jacobs. “Con el tiempo pienso en mí más como creadora de espectáculos que como su protagonista, es en lo que realmente soy buena”, dice tras explicar que ella se encarga de su vestuario, maquillaje, peluquería, coreografías e incluso de la música. No la asesora ninguna estilista para las alfombras rojas. Despidió a la única que ha tenido, contó una vez, al sugerirle que llevara unos zapatos de los años cuarenta con unos vaqueros.

Cuando las mujeres capten que todo es cuestión de confianza, serán seductoras de alto nivel”

A sus 43 años luce impecable: a la cita acude pisando fuerte sobre unos altísimos tacones de aguja y con un vestido de tonos lilas ajustado a su pequeña cintura, que con la ayuda de un corsé le llega a medir 42 centímetros. La lencería es una de sus pasiones, y trabajar en su marca —que en abril cumplirá un año— es lo que le consume la mayoría de su tiempo. “La lencería es lo que siempre me ha hecho sentir bien en mi día a día, con ella puedo acentuar lo que me gusta de mi cuerpo y esconder lo que no, puedo construir una personalidad debajo de mi ropa. Me encanta explicar a las mujeres por qué deben llevarla y que hoy no tienen que escoger entre lo cómodo, lo funcional y lo glamuroso, lo podemos tener todo”. Y ella se encarga de ello incluso para las madres recientes, para quienes diseñó una colección.

“Me encanta crear glamour y crear cosas que son cercanas a mí y por las que me hice conocida”, resume. Eso incluye cuatro perfumes y el estar ya pensando en una colección de ropa de baño. Tiene en mente hacer su propia línea de cosméticos, el tema sobre el que habla en su tercer libro, que se publicará en diciembre tras cinco años de dedicación. Si el primero se centraba en la historia del burlesque y el segundo era sobre fetichismo, en esta ocasión se centra en el maquillaje, otra de sus grandes pasiones junto con la porcelana china o los coches vintage. En un día normal nunca está una hora ante el espejo, dice, pero el pintalabios en cualquier tonalidad de rojo no lo perdona. Eso sí, en público siempre muestra su rostro con efecto porcelana con una perfecta y marcada línea negra en los párpados. “A las mujeres se nos dice a menudo que nos maquillemos de manera natural, porque lo natural es lo correcto. Pues yo estoy escribiendo una guía de belleza que es lo contrario a eso”, cuenta con una sonrisa.

Dita Von Teese, durante una actuación

Durante la media hora de conversación, en la que se le puede preguntar de todo menos sobre su exmarido Marilyn Manson, gran parte de su discurso se centra en las mujeres, que asegura representan el 80% de su público. “Aunque parezca que el burlesque que hago es para atraer a los hombres no es así. Aunque en las últimas dos décadas he vivido que se burlen de mí, no entiendan lo que hago o que digan que es poco liberador para la mujer, mi mensaje es que tienes que hacer lo que te hace sentir bien contigo misma. Cuando las mujeres empiecen a entender, burlesque aparte, que todo es cuestión de cultivar la confianza en una misma y no buscar la aprobación de los demás es cuando se convertirán en seductoras de alto nivel”. Para Dita von Teese la confianza en una misma es la mayor arma de seducción, y algo sabrá al respecto cuando lleva más de dos décadas viviendo de su sensualidad y algunos de sus vídeos en YouTube superan el millón de visitas.

Cree que es importante que, como han hecho Emma Watson o Patricia Arquette, se hable de la igualdad de género. Ella acaba de leerse el “maravilloso” libro de Debora L. Spar, Wonder Women: Sex, power; and the quest for perfection, y coincide con su teoría. “Las mujeres tenemos más presión que nunca: tienes que parecer joven, hacer lo que sea para ser sexy, poner tiempo a tu carrera y tener una familia. Quizá parte de lo que tenemos que hacer es admitir que no lo podemos hacer todo nosotras y no intentar ser perfectas”. Sabe que nunca ha tenido el cuerpo perfecto de las modelos de Victoria’s Secret, pero en el burlesque juegan un papel fundamental la creatividad y la personalidad. Y aunque Dita von Teese se confiesa una persona tímida, nunca lo es sobre el escenario.

Los hilos del comercio ‘online’

el .

Burros llenos de ropa

Mientras el comercio convencional se ha estancado en los últimos años, las compras por Internet están en su mejor momento. En España, el electrónico ha crecido en torno al 20%-25% en 2014”, apunta José Luis Zimmermann, director general de Adigital, la Asociación Española de la Economía Digital. “Cada vez hay más oferta online y más internautas compradores. Es lógico que el volumen de ventas sea mayor. Es una tendencia mundial. En Reino Unido, con uno de los mercados electrónicos más maduros, sigue creciendo por encima del 10%”. Según el último Estudio sobre Comercio Electrónico B2C, publicado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) en noviembre, solo en España, el quinto mercado más grande de e-commerce de Europa, el comercio online facturó en 2013 un total de 14.610 millones de euros (un 18% más que el año anterior). Una cifra que aumentó hasta los 1,17 billones en todo el mundo.

En un local del Soho londinense, los modelos se pasean entre los invitados para mostrar las prendas de una nueva colección diseñada para ocasiones especiales. Mientras, unas decenas de periodistas llegados desde distintos países degustan el catering a la vez que curiosean los burros llenos de ropa y las estanterías con accesorios, y alguno incluso se atreve a cortarse el pelo o a hacerse la manicura. Podría ser la fiesta de presentación de una marca convencional. Pero no. El anfitrión es ASOS, la tienda de moda online. Un gigante con una oferta en su página web de 60.000 productos de marca propia y otros miles de 850 firmas tradicionales. “Nos centramos en las necesidades de nuestros clientes veinteañeros y estamos orgullosos de tener una amplia oferta global. Ofrecemos las últimas tendencias a gran velocidad, unos 150 nuevos productos se publican cada día en la web, con un servicio de atención al cliente las 24 horas todos los días de la semana”, explica Riccardo Orlando, el director de desarrollo de ASOS para el sur de Europa, una compañía que se ha marcado como objetivo para los próximos años alcanzar los 3.000 millones de euros en ventas, recalca Orlando.

Más de 1.200 personas –en total son unos 4.000 empleados– ocupan cuatro plantas de la sede central de la compañía en Londres. Y acaban de adquirir la quinta. Las líneas generales de la marca se diseñan en el imponente edificio Carreras, construido en Camden con aires egipcios en los años veinte por la tabacalera del mismo nombre. “Tenemos las chicas ASOS vintage, las que son un poco más glamurosas y también la que es más moderna. Pensamos en todas ellas, y también en que si una quiere todos los looks los puede tener”, dice Leandra O’Sullivan, directora de diseño de la división de mujer. Una descripción que encaja con el ambiente juvenil (pocos son los que superan los 40 años) que se respira en estas oficinas, donde los tacones de infarto conviven con las zapatillas y el encuentro de ropa (ordenada o amontonada) es una constante en todo su recorrido. O’Sullivan es de las que parecen haber puesto menos empeño frente al espejo, una imagen no menos pensada cuando más tarde nos adelanta que la moda sport es una tendencia (y por tanto, un mercado) en expansión esta temporada.

Uno de los 150 modelos de Asos posa en uno de los 11 estudios que la compañía tiene en su sede de Londres

La directora de diseño trabaja en dos tiempos. “Uno de ellos está muy pegado al día a día y en lo que hay que poner a la venta inmediatamente. Tendencias que detectamos y queremos ofrecer rápidamente, también para ver lo que piensan nuestras clientas”, cuenta. En cuatro semanas son capaces de completar el proceso: del diseño a su puesta a la venta en la web. Una gigantesca organización lo hace posible. O’Sullivan lidera un equipo de 34 diseñadores. Una vez terminada la prenda, y seleccionado el modelo entre una cantera de 150 maniquíes –la top británica Cara Delevingne ha sido uno de ellos– cuyas fotos empapelan las paredes, empieza a rodar la maquinaria.

Como si de una cadena de comida rápida se tratara, todo está medido al milímetro para economizar el tiempo. En un largo pasillo hay 11 estudios donde se trabaja sin descanso. Por cada uno de ellos pasan al día dos modelos que, tras la hora de rigor de peluquería y maquillaje, posan con 30 productos distintos. En una sola jornada, en los ocho estudios de ropa para mujer se fotografían 60 prendas, 65 en los tres dedicados al sector masculino. Cada uno de los maniquíes tiene de cuatro a seis minutos para cambiarse de ropa, pasar por el estudio y luego dirigirse a la pasarela, dos espacios donde se les graba desfilando (editan una media de 600 vídeos diarios). Y hay más: siete pequeños puestos para fotografiar al detalle los complementos, más otros tres con plataformas que giran 360 grados (en total, 2.000 imágenes a la semana). Lo que se fotografía por la mañana, ese mismo día ya está accesible en la web, que tiene unos 9 millones de compradores activos (en 2013 eran 7,1 millones), recalca la cifra Orlando. Así de rápido quieren saciar el hambre de tendencias.

Un ritmo frenético que se combina con la planificación de las colecciones, en lo que se pueden tomar incluso meses. “Los diseñadores compartimos puntos de inspiración: vamos a exhibiciones, mercados vintage, nos fijamos en la calle y en las redes sociales… todo eso lo ponemos en común para construir las tendencias”, cuenta O’Sullivan. Estilos que luego reflejan también en su revista mensual en papel, lanzada en 2007, o en su aplicación semanal, en funcionamiento desde 2011 (y con versión en francés y alemán).

Parte de las oficinas, donde trabajan más de 1.500 personas

Por algo han cambiado su nombre. Nacida en el año 2000 de la mano de Quentin Griffiths y Nick Robertson (su actual presidente ejecutivo, nombrado en 2011 oficial del Imperio Británico por Isabel II) como As Seen On Screen, su objetivo inicial era que la gente encontrara en la web ropa o accesorios que habían visto puestos en alguna celebridad. Pronto se dieron cuenta de que vendían más moda que simplemente “la ropa vista en pantalla”, así que en 2002 la compañía se transformaba en ASOS. Hoy sus prendas las llevan desde la primera dama Michelle Obama –como hace cuatro años con un vestido de 64 euros de la colección solidaria ASOS África que después se agotó– hasta algunas actrices en las alfombras rojas.

“Estamos en una buena situación porque no tenemos tiendas, no hay restricción por la cantidad de productos que podemos tener. Podemos hacerlo todo: de productos más comerciales como los vaqueros a prendas que sabemos que solo querrá un grupo selecto”, reflexiona O’Sullivan, dedicada a la industria de la moda desde hace 14 años (los últimos 3, en la niña bonita británica de la moda online).

“No es que en el e-commerce se venda más barato, sino que, entre otras cosas, tienes acceso a una oferta mayor”, coincide José Luis Zimmermann, de Adigital. “El punto de partida del comercio online de moda en España son las compañías que iniciaron su modelo de negocio vendiendo ropa con descuentos; esas firmas fueron pioneras en habituar al usuario a adquirir por Internet un tipo de producto que antes no compraba. Lo que da el pistoletazo definitivo es la entrada de Zara en el mercado online [en 2010] y la llegada de Amazon a España [2011]”, recuerda. El gasto medio por comprador electrónico en España en 2013 fue de 848 euros. Casi el 50% de estos internautas (algo más de 8,5 millones de personas) encaminaron sus compras hacia el sector de la moda y los complementos, con un porcentaje mayor entre las mujeres, las personas de entre 25 y 34 años, los habitantes de ciudades de 20.000 a 50.000 personas y los consumidores de clase media-alta. Es decir, el sector al que se dirige ASOS.

Varias prendas en el 'showroom'

Con un aumento progresivo de los usuarios y compradores en la Red, está claro que a la compañía británica los números de cara al futuro le acompañan. Riccardo Orlando apunta las cifras: “Cerramos 2014 con 975,47 millones de libras (unos 1.345 millones de euros) y con un aumento en las ventas del 27%”. Unos beneficios un 14% inferiores a los del año anterior que la compañía atribuye a un incendio en su almacén de Reino Unido y a las inversiones para mejorar su estructura logística. “En ASOS siempre se ha tratado de hacer un largo camino para conseguir un gran premio: ser el destino mundial de moda para los veinteañeros”. Zimmermann, director general de la Asociación Española de la Economía Digital, apunta que el comercio transfronterizo es el principal reto del comercio electrónico. Y continúa: “Europa es el mercado más interesante del mundo en términos digitales, ya que hay unos 500 millones de compradores maduros. Pero es un mercado de difícil acceso para las pymes, por su fragmentación. España y Europa no están aprovechando la oportunidad del mercado único digital”.

Un problema a solucionar y una oportunidad de negocio de los que han tomado nota en el gigante británico de la moda. “Hemos atravesado un periodo de gran inversión: una ampliación del almacén en Reino Unido, uno nuevo en la Unión Europea [en 2013 abrieron nuevas oficinas en Francia, Alemania y Berlín], los programas informáticos, y hemos lanzado la web en China. Eso son costes a corto plazo, pero los beneficios a medio plazo serán significativos”, detalla Orlando. Además, ya trabajan para mejorar la navegación de su web en español y la aplicación para móviles.

Leandra O’Sullivan tiene su propio reto en ese sentido. “Somos una marca global. Cuando desarrollamos tendencias, pensamos en lo que el cliente quiere donde quiera que esté. Algo en lo que hay que seguir incidiendo es en la cuestión de las estaciones en cada lugar del planeta. Tenemos que ser capaces de ofrecer las mismas tendencias al mismo tiempo sabiendo que es invierno o verano según en qué parte del mundo te sitúes”, dice.

Varias redactoras de la publicación mensual sobre tendencias de la firma

Colecciones de ropa premamá, para tallas grandes, específicas para chicas altas o bajas, y hoy centrados en convertirse en el referente para quienes buscan traje para ocasiones especiales, desde un baile de fin de curso hasta una boda. También trabajan en futuras líneas, aunque O’Sullivan no se atreve a adelantar nada. Por ahora nos quedamos en los consejos que lanza desde el showroom de la sede central, donde se expone la colección presentada la noche antes en el Soho. Para la próxima primavera recomienda el look setentero, hippy, los maxivestidos y la ropa más casual. Quizá habrá que hacerle caso. Por algo ASOS cambió su leitmotiv: de “The online fashion store” (la tienda de moda en la Red) a “Discover fashion online” (descubre la moda en Internet).

Siete consejos para vestir bien si eres bajito

el .

Woody Allen

Woody Allen, de metro sesenta y cinco, poco después de acuñar la frase: "Soy lo suficientemente bajito y lo suficientemente feo como para triunfar por mi cuenta"

 

La normalidad es siempre algo relativo. Décadas de catálogos y pasarelas protagonizadas por escandinavos de metro noventa y estructura ósea a prueba de oversize han generado la impresión de que el hombre contemporáneo es naturalmente alto. Y, sin embargo, los espejos de muchos hombres dicen lo contrario. La estadística sostiene que el español medio mide 173 centímetros, una cifra que, como todas las medias, ejerce como límite psicológico para la frustración. Por ello no está mal recordar que Mark Wahlberg, Lil Wayne, Dustin Hoffman, Tom Cruise, Seth Green, Daniel Radcliffe, Usher o Elijah Wood miden menos y reivindican un modo consciente de sacar partido a su estatura. Aquí le proponemos algunos consejos para obtener los máximos resultados sin recurrir a tacones ni potros de tortura

Dustin Hoffman: metro sesenta y siete, monocromo y de colores oscuros

1. Ten cuidado con los complementos: Un reloj demasiado voluminoso o una hebilla de cinturón más grande de lo normal pueden generar un efecto de contraste poco deseable. Apuesta por la sutileza.

2. Cíñete a un único tono: Es la clave para lograr un alargamiento de la figura. Los tonos oscuros son más recomendables que los claros, y las paletas cromáticas más o menos homogéneas proporcionan un mejor aspecto que el contraste entre tonos muy distintos. Es decir: apuesta por variaciones de un mismo color.

3. Deja que los colores te equilibren: En un buen look, los colores no son intercambiables. Si decides mezclar una prenda oscura y otra clara, que la clara quede siempre por encima de la oscura. Es decir, que combinar un pantalón azul marino con una camisa blanca es mucho más recomendable que hacer lo propio con un pantalón claro y una camisa oscura.

4. ¿Puedes llevar motivos verticales sin parecer un personaje de Tim Burton? Hazlo: Y esto se aplica tanto a los motivos de camisas y chaquetas (mejor rayas verticales que horizontales) como a los efectos visuales generados por la superposición de capas, un truco muy interesante. Pruebe a combinar una camiseta con una camisa y una chaqueta. Si deja las dos últimas desabrochadas, el resultado es un conjunto de franjas verticales que estilizan y le harán parecer más alto.

Elijah Wood: metro sesenta y cinco de estilizante chaqueta abierta (verán que lo hace en todas sus fotos) y camisa de rayas

5. Recuerda que las alzas, las hombreras y los zapatos anchos no son tus amigos, te digan los que te digan: El mayor desafío de una corta estatura no es la altura, sino las proporciones, así que no juegue con ellas. Llevar zapatos altos o botas de tacón no le hará parecer más alto, sino más torpe. Lucir sombrero es una prueba sólo apta para hombres muy seguros de su estilo. Y ten cuidado con el efecto hobbit que pueden producir unos zapatos demasiado alargados (suele suceder con los de hebilla).

Daniel Radcliffe: metro sesenta y cinco de estilazo a cuadros

6. Mantén todo en un tamaño pequeño: Para mantener un aspecto armónico, reduce las proporciones de ciertos detalles: una corbata o unas solapas más estrechas, una chaqueta algo más corta o unos puños de camisa que asomen sólo unos milímetros bajo la manga de la americana evitarán efectos indeseables. Si eliges estampados, que sean de pequeño tamaño.

7. Piensa a lo alto, no a lo ancho: Ni los pantalones anchos, ni las bermudas ni las camisas de manga corta contribuirán a compensar tu estatura, sino a acentuarla. No pretendemos que vayas todo el día en pitillos, pero sí que dediques el tiempo suficiente a probar distintos cortes y ajustes para elegir prendas entalladas en su justa medida.

 

Jennifer López lanza en México su línea de ropa ‘low-cost’

el .

Jennifer Lopez durante el lanzamiento de su marca en México

Sexy y accesible. Así define la actriz y cantante estadounidense Jennifer López su línea de ropa que acaba de lanzar en México, el primer país después de Estados Unidos. Una marca que nació en 2008 destinada al alcance de mujeres de pocos recursos que buscan un toque de glamour.

La cantante explicó en un elegante hotel de la capital mexicana que la inspiración de su moda viene de ella misma, de lo que le gusta: "Yo creo que tengo una buena mezcla de estilo urbano, viniendo del Bronx, que es de todos los días, y también algo glamuroso".

La actriz de 45 años, que encabezó una pasarela con algunos de los artículos que estarán a la venta en más de mil establecimientos en todo el país, de 118 millones de habitantes, rechazó cualquier interés en convertirla en una marca exclusiva.

En Estados Unidos comercializa sus prendas con precios que van desde 22 hasta 120 dólares exclusivamente en las tiendas físicas de Kohl’s y en la página de Internet de la misma minorista.

"Estoy más apasionada por hacer esto que algo de lujo", agregó, al señalar que prefiere llevar la moda a la gente común y corriente que tiene aspiraciones similares a las que ella misma tuvo cuando creció en Nueva York.

Bromeando con los periodistas mexicanos, la actriz dijo que pese a que hoy puede tener un vestuario de los diseñadores más caros, aún le encantan las "gangas" de ropa y zapatos. "Somos todas latinas, nos gustan las mismas cosas", exclamó al tiempo que recordó a Selena, la popular cantante mexicana fallecida en 1995 a los 23 años, a quien López interpretó en una película y que le abrió las puertas del público latino.

Durante la conferencia de prensa, la actriz de origen puertorriqueño habló en un español mezclado con inglés. Y aclaró que no le gustaría hacer una película en habla hispana porque carece de un buen dominio del idioma: "No sería una buena actriz en español".

De acuerdo con una publicación de The Daily Mail, en 2012, los ingresos provenientes de la venta de moda confeccionada por las celebridades como Lopez, Madonna y las hermanas Kardashian, representaron un 6% —cerca de 7,500 millones de dólares— en el mercado minorista de Estados Unidos.

En 2014, las hermanas más famosas de la televisión, Khloé, Kim y Kourtney Kardashian, anunciaron su incursión en México con su línea de ropa en exclusiva para la tienda Sears, donde también venden sus productos en Estados Unidos. Kardashian Collection es el nombre de la línea que, según la revista estadounidense Forbes, genera ingresos anuales por 200 millones de dólares.

Las piezas de las Kardashian tienen precios que van desde 500 y más de 1.000 pesos mexicanos (30 y 70 dólares) según datos de la tienda en línea de Sears. 

Otras famosas como Paris Hilton también han tenido un paso breve por el país para promocionar otros artículos de moda que incluyen fragancias y accesorios.

Las ventas de H&M crecieron un 12% en España en su primer trimestre

el .

Las ventas del grupo de moda H&M en España crecieron un 12% en el primer trimestre de su ejercicio fiscal (del 1 de diciembre al 28 de febrero). Esa fue la evolución de las ventas en euros, aunque dada la depreciación de la corona sueca, al traspasar las ventas a dicha divisa el crecimiento es del 19%, hasta 1.816 millones de coronas suecas (equivalentes a unos 195 millones de euros al cambio actual).

Al cierre de su primer trimestre fiscal, que concluyó el pasado 28 de febrero, H&M contaba con un total de 163 tiendas en España, después de haber abierto seis nuevos establecimientos desde el pasado mes de diciembre y cerrado dos. Inditex crece en España a un ritmo muy suprior al de Inditex, pero desde una base mucho menor.

El mercado español es el octavo por importancia para el grupo sueco, gran rival de Inditex entre las cadenas de moda. Alemania sigue siendo el principal mercado de H&M, pero el crecimiento más espectacular lo está experimentando en Estados Unidos (donde las ventas crecieron un 28% en dólares y un 57% medidas en coronas suecas) y en China (con crecimientos del 28% en moneda local y del 54% en coronas).

El grupo sueco quiere seguir apostando por esos mercados. La compañía ha anunciado que espera sumar 400 nuevas tiendas este ejercicio, de las que la mayor parte corresponderán a inauguraciones en China y EE UU. La cadena textil confía en mantener un ritmo de expansión y elevar su número de tiendas entre un 10% y un 15% anual.

Taiwan (donde ya ha abierto una tienda en el arranque del ejercicio), Perú, Macao, Sudáfrica e India serán los nuevos mercados en que entre la compañía a lo largo de este año. Además, el grupo sueco ha anunciado que durante este año empezará a vender por internet en nueve países más: Portugal, Polonia, Eslovaquia, Hungría, República Checa, Rumanía, Bulgaria, Bélgica y Suiza.

Las ventas de H&M entre diciembre y febrero sumaron un total de 46.791 millones de coronas (5.021 millones de euros), un 24,7% más, impulsadas por la debilidad de la moneda sueca, ya que en divisa local el incremento fue del 15%.